Educación financiera para adolescentes

Los jóvenes de hoy en día, a partir de la escuela secundaria, toman decisiones financieras fundamentales que afectan a su futuro, como hacer compras físicas y en línea, trabajar y obtener un salario, pagar facturas específicas, como las del teléfono móvil, o tener cuentas de ahorro. Se trata de tareas sencillas que son razonablemente fáciles de manejar siempre que se lleven a cabo entendiendo cómo funcionan los mercados financieros y las oportunidades que pueden dar. Por lo tanto, debería ser una prioridad educarse sobre el dinero desde una edad temprana. El futuro y el bienestar de todos, tanto a corto como a largo plazo, dependen de sus conocimientos financieros. Una sólida educación financiera puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos al enseñarnos a gestionar nuestro dinero adecuadamente.

La educación financiera de nuestros jóvenes comienza a una edad temprana, asegurándose de que están familiarizados con la noción de ahorro y la importancia de elaborar un presupuesto. Esto sugiere que entienden cuánto gastar, cómo gastarlo, en qué gastarlo y por qué deben ahorrar. También les ayudará a tomar decisiones más importantes, como hasta qué punto endeudarse para financiar su educación o, si deciden hacerlo, cuánto gastar en su primer coche. Para ello es necesario que se eduquen tanto en casa como en las escuelas e instituciones.

Es fundamental incluir información sobre finanzas personales en las escuelas y colegios. Los estudiantes deberían aprender en estas instituciones sobre la planificación como herramienta de vida, así como la necesidad de priorizar para mantener sus finanzas personales en orden. También se les debe educar sobre las distintas opciones y herramientas disponibles para ayudarles a gestionar y hacer crecer su patrimonio. Las escuelas deben ayudar a los jóvenes a familiarizarse con los conceptos financieros y a ser capaces de aplicarlos con éxito en su vida diaria mediante el pensamiento crítico como parte de una educación integral.

Pero, ¿qué puedes hacer para ayudar a los jóvenes a entender y gestionar adecuadamente sus finanzas? Puedes empezar a actuar en casa. El hogar es un lugar perfecto para inculcar este tipo de valores como centro de aprendizaje. Puedes enseñar estas lecciones en casa de diversas maneras: 

  • Con el ejemplo, si tienes unas finanzas domésticas transparentes
  • Manteniendo una comunicación constante con los demás sobre las decisiones que tomas y cómo afectan y repercuten en todos.
  • Animando a los jóvenes a gestionar sus finanzas desde una edad temprana con la ayuda de otros.